Venta en España

De las más de 200 especies de Rhodiola, sólo unas 20 se usan en medicina tradicional de las cuales la Rhodiola rosea es la que tiene las mayores propiedades terapéuticas.

Rhodiola rosea posee unas extraordinarias propiedades farmacológicas gracias a las sustancias activas que se concentran en sus raíces, las más destacadas pertenecen a las clases de los flavonoides, ácidos orgánicos, taninos y glucósidos fenólicos. Las actividades estimulantes y adaptógenas se atribuyen esencialmente al p-tirosol, al salidrósido y a las rosinas y rosavinas. Este último componente ha sido seleccionado como base de la estandardización de los extractos de plantas.

Adaptorien®: el adaptógeno de elección

La capacidad de la Rhodiola rosea de actuar tanto a nivel del sistema nervioso central como a nivel hipotalámicopituitario hace de esta planta un adaptógeno ideal tanto en condiciones de estrés agudo como crónico.