Rhodiola rosea y el rendimiento deportivo

Rhodiola rosea y el rendimiento deportivo

En muchos países Escandinavos, Rhodiola rosea ha sido usada durante décadas por atletas profesionales, concretamente ganadores olímpicos rusos, gracias a su seguridad y efectividad con la finalidad de maximizar la resistencia y acelerar la recuperación muscular. Estos atletas profesionales sabían que el uso de esta planta ayudaba a las reservas de energía muscular y les permitía gestionar el estrés extremo para sacar su máximo rendimiento físico imprescindible para ganar.

A partir de los años 60, se comenzó a estudiar científicamente esta planta para poder sacar todo su potencial. Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética capitalizó los estudios que se hicieron, centrados en el aumento deportivo de sus atletas. A partir de todos los estudios realizados hasta la fecha de hoy, se ha verificado que Rhodiola tiene tres beneficios físicos esenciales:

  1. Mejora la resistencia muscular durante los períodos de estrés físico extremo.
  2. Aceleración del tiempo de recuperación de energía cardiovascular y muscular.
  3. Posesión de actividad anabólica farmacológicamente relevante.

 

En uno de los estudios en el que participaron 112 atletas, los investigadores descubrieron que el 89% de los atletas que tomaron complementos con Rhodiola rosea mostraron un incremento de la fuerza y la velocidad durante las pruebas físicas. Finalmente, los resultados obtenidos concluyeron que los complementos de Rhodiola rosea aumentaban la capacidad de trabajo físico, disminuían la fatiga y mejoraban la actitud tanto física como mental de los atletas durante las pruebas.  Posteriormente nuevos estudios demostraron la capacidad antioxidante de Rhodiola rosea ya que reducía el nivel de lactato, compuesto endógeno responsable de la aparición de agujetas cuando este se cristalizaba en los músculos y de los parámetros de lesión muscular tras una sesión de ejerció exhaustivo.

La naturaleza polifacética de Rhodiola rosea para mejorar el rendimiento físico es avalada por una gran evidencia científica que justifica su uso.  De esta forma ofrece a la población un complemento valioso para promover la aptitud física. Dicha evidencia científica permite garantizar que Rhodiola rosea es un importante adaptogeno para el estrés físico.

En conclusión, Rhodiola rosea ha sido usada durante décadas por la medicina tradicional rusa y escandinava. Des de los años 60 se han hecho más de 200 estudios donde demuestran la seguridad y efectividad que da como complemento, proporcionando al consumidor una ventaja competitiva mejorando la capacidad física y mental sin alterar las funciones fisiológicas normales.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Su carro