Beneficios

En situaciones de tensión, angustia, fatiga y agotamiento ayuda a optimizar la capacidad de trabajo intelectual.

En personas con sensación de fatiga y cansancio que tomaron Rhodiola rosea, la concentración de metabolitos inducidos por situaciones adversas, responsables de un aumento del cansancio mental, disminuyó.

Rhodiola rosea actúa a nivel cognitivo facilitando el aumento de niveles de serotonina, dopamina y norepinefrina en el córtex cerebral y en el sistema límbico funciones cognitivas, la atención, memoria y las funciones de aprendizaje.

En estudiantes en época de exámenes mostró una mejoría significativa en la función psicomotora, estado físico, estado general y actividad mental, el patrón de sueño, la estabilidad emocional, la motivación para estudiar y los resultados en los exámenes.

En personas con estados anímicos bajos que tomaron una dosis de 2 a 3 cápsulas de Rhodiola rosea  durante 6 semanas, los síntomas globales de abatimiento, decaimiento, desaliento, desánimo, melancolía y tristeza, incluido el insomnio, la inestabilidad emocional,la irritabilidad y la somatización, se normalizaron de forma significativa sin efectos adversos.

Como antioxidante protege el cerebro de los radicales libres.

Se están estudiando actualmente con resultados favorables en aquellos trastornos mentales en los que quedan afectadas las monoaminas (trastorno cognitivo, esquizofrenia, fatiga crónica, depresión) con lo que como tratamiento coadyuvante en estas situaciones parece prometedor.

adaptorien® (Rhodiola rosea) ayuda a optimizar significativamente la capacidad física.

En base a su mecanismo de acción y a los numerosos datos experimentales, adaptorien® (Rhodiola rosea) ofrece ventajas frente a los otros adaptógenos y a los fármacos clásicos para acompañar a las personas que sienten los síntomas globales de cansancio, abatimiento y decaimiento.

En voluntarios con sensación de fatiga que tomaron Rhodiola rosea o un placebo se observó un efecto significativo en los síntomas de fatiga (escala de Pines), en la concentración (índices CCPT II) y un descenso del nivel de cortisol en la respuesta al despertar.

En un estudio de 6 semanas, Rhodiola rosea mejoró durante las 4 primeras semanas el Índice de Fatiga de médicos de guardia.

Rhodiola rosea aumenta significativamente la capacidad física en voluntarios jóvenes por velocidad de los movimientos, tiempo de reacción, capacidad de mantener la atención.

Rhodiola rosea aumentó de forma significativa el rendimiento deportivo y la capacidad antioxidante en voluntarios entrenados por reducción del nivel de lactato y de los parámetros de lesión muscular tras una sesión de ejercicio exhaustivo.