Astenia primaveral – consejos para combatirla

Astenia es un término clínico para definir la sensación de debilidad, fatiga, agotamiento y falta de vitalidad generalizada, tanto física como mental.  Esta sensación de cansancio no aparece después de un sobre esfuerzo, que sería de esperar, sino que se manifiesta después de esfuerzos mínimos o tras realizar tareas habituales.

Es un síndrome de múltiples causas. Es decir que alteraciones tan diversas como infecciones, trastornos psicológicos (ansiedad, estrés, depresiones), enfermedades crónicas, anemia o carencias nutricionales pueden desencadenar astenia y provocar cansancio como síntoma principal.

La astenia puede aparecer en cualquier época del año. Sin embargo, factores como la alergia o el incremento de horas de luz solar durante la primavera, han hecho que se conozca como un trastorno típico de esta estación bajo el nombre astenia primaveral.

Seguir una alimentación saludable y realizar ejercicio físico ayuda a contrarrestar los síntomas. Pero cuando estos hábitos saludables no son suficientes, hay ciertos complementos que pueden ayudar a mejorar nuestro rendimiento y a combatir la sensación de agotamiento, debilidad o falta de vitalidad.

Plantas medicinales y complementos vitamínicos reconstituyentes y con acción adaptógena son de gran ayuda si nos sentimos cansado cuando llega esta época del año.

Las vitaminas y minerales son vitales para el buen funcionamiento de nuestro organismo y para afrontar la aparición de cansancio. Los complementos más seguros son aquellos que contienen una gran variedad de vitaminas y minerales en cantidades que no exceden las dosis diarias recomendadas.

Para combatir la apatía y la tristeza, un complemento a base de 5-HTP o triptófano puede ser de gran utilidad por su efecto estimulante del estado de ánimo.

El 5-HTP es una sustancia química subproducto del triptófano, un aminoácido esencial que debemos obtener con los alimentos. Nuestro cuerpo utiliza el triptófano para sintetizar serotonina, un neurotransmisor implicado en la regulación del sueño, la depresión, la ansiedad, la agresión y el apetito.

La fitoterapia también permite tratar la astenia primaveral de una forma eficaz. Plantas como la Rhodiola rosea, el Ginseng o el Eleuterococ son extraordinarios adaptógenos que incrementan la resistencia del organismo, ayudando a recuperar la vitalidad y facilitando el proceso de adaptación al nuevo horario.