Alternativas naturales para la menopausia

Menopausia con adaptorien

Alternativas naturales para la menopausia

La disminución de hormonas femeninas en la menopausia desencadena numerosos efectos y consecuencias en el cuerpo de la mujer.

La menopausia está asociada con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y cáncer. La mayoría de mujeres experimentan disminución de energía y del estado de ánimo,  deterioro de la función cognitiva y pérdida de memoria durante la menopausia.

Se creía que la Terapia Hormonal Sustitutiva iba a ser la panacea para los síntomas de la menopausia pero ciertos estudios mostraron que tomar estrógenos en combinación con progestágenos no proporcionaba efectos protectores para el corazón y de hecho podía incrementar el riesgo de enfermedades coronarias en algunas mujeres, tampoco impedía  el deterioro cognitivo y aumentó el riesgo de demencia en mujeres posmenopáusicas mayores de 65 años.

Antes de iniciar la terapia hormonal es importante realizar un examen médico, valorar antecedentes de salud individuales y familiares para evaluar si los beneficios de esta terapia superan los riesgos. En caso de que los riesgos de la terapia hormonal sobrepasen los beneficios existen alternativas que pueden ayudar a sobrellevar los síntomas de la menopausia.

El extracto de Rhodiola rosea ha demostrado mejorar el estado de ánimo, la función cognitiva y la memoria. También, tiene propiedades anti-estrés, neuroprotectoras, cardioprotectoras y anti-cancerígenas. Todas estas acciones beneficiosas son especialmente importantes para compensar los síntomas que sienten las mujeres durante la menopausia. Además, Rhodiola rosea, a diferencia de los fármacos moduladores selectivos de los receptores de estrógenos (SERM), presenta bajos efectos secundarios.

Estudios pre-clínicos y clínicos sugieren que el extracto de R. rosea proporciona una combinación de efectos que podrían contrarrestar las consecuencias adversas de la pérdida de estrógenos en la mujer porqué mejora las funciones neurológicas, endoteliales y cardiovasculares. Además, podría actuar como modulador selectivo de receptores de estrógenos natural aliviando los síntomas relacionados con la menopausia. Finalmente conferiría grandes beneficios para la salud gracias a su acción neuro-protectora, cardio-protectora, anti-estrés, anti-fatiga y osteoprotectora.

Las pruebas iniciales indican que hay poca probabilidad de que el extracto de Rhodiola rosea, ingerido via oral, cause efectos estrogénicos o aumente el riesgo de cáncer en aquellos tejidos sensibles a hormonas.

Es necesario seguir investigando en seres humanos para verificar la seguridad de R. rosea en las mujeres postmenopáusicas con mayor riesgo o aquellas en tratamiento de cáncer de mama.

Más investigaciones sobre el uso de R. rosea sola o en combinación con otros adaptógenos durante la menopausia, permitirían el desarrollo de este prometedor modulador selectivo de los receptores de estrógenos natural.

Su carro